sábado, 17 de julio de 2004

Olite

Palacio de los Reyes de Navarra. Detalle de las torres, con ese especial encanto de las formas en sus construcción, fruto del tiempo y de la adaptación a sus moradores.